Ciudadanos, a favor del uso de armas no letales para defenderse de la delincuencia

Ciudadanos, a favor del uso de armas no letales para defenderse de la delincuencia


(Fotografía: Agencia Enfoque)

Ozair Viveros / Tribuna Noticias
14 abril, 2018 , 7:03 am

Para algunos, el portar alguno de esos objetos permitiría cambiar la percepción de inseguridad que se vive en la calle o en el transporte colectivo


Compartir

PUEBLA, Puebla.- Con la finalidad de defenderse de un eventual ataque ante la escalada de inseguridad en el estado —un problema que día con día vivimos todos los poblanos—, la población civil ha buscado mecanismos para repeler algún ataque en su contra a través del uso de las llamadas armas no letales.

¿Qué son? Son todas aquellas que están antes que un arma de fuego, que han sido desarrolladas para incapacitar o repeler a un atacante sin privarlo de la vida y van desde los dispositivos de impacto, como bastones retráctiles, rectos o el PR24 o tolete, hasta las que funcionan con agentes químicos y de bloqueo motor.

Por ejemplo, alguien que utilice un cartucho de gas pimienta puede causar irritación en rostro, ojos y vías respiratorias de su atacante, llegando a provocar incluso la ceguera temporal durante aproximadamente 45 minutos.

Opiniones a favor

Hay quienes consideran que el uso de este tipo de armas no letales debería estar permitido e incluso legislado para su uso civil, de manera que cualquiera pueda tener acceso a una debida capacitación.

(Fotografìa: Agencia Enfoque)

Otros piensan que al andar en la calle o viajar en el transporte público, últimamente es difícil sentirse seguro, por lo que el portar alguno de estos objetos permitiría cambiar esa percepción, no obstante, está latente el temor de que por falta de capacitación, en lugar de servir para defenderse, sea utilizado en su contra.

En establecimientos de la ciudad de Puebla —ubicados algunos en el centro, otros en Rancho Colorado, el Parque Ecológico o la Zona Militar—, donde se ofrece a la venta todo tipo de accesorios utilizados por los cuerpos de seguridad pública, se pueden adquirir por cualquier persona hasta en 200 pesos aproximadamente.

Hay presentaciones del gas pimienta que para no lucir como un arma, vienen hasta en forma de llaveros, pero hay otras que por la cantidad que contienen, sólo son utilizadas por elementos ya sea de seguridad pública o privada.

Armas de bloqueo motor

Pero otra arma letal, un tanto más peligrosa, es el inmovilizador Taser que funciona mediante una descarga eléctrica que se le suministra al atacante mediante un par de diodos.

El de uso policial en México, según los especialistas, tiene un alcance efectivo de 10.5 metros, mientras que el que pueden adquirir los civiles, sólo alcanza los 4.6 metros. La descarga inmoviliza al atacante.

(Fotografía: wikimedia.org)

Este tipo de arma en Estados Unidos es de uso cotidiano por parte de los cuerpos policiacos; en México algunos estados, sobre todo en el norte, lo están implementando poco a poco, pero las organizaciones de derechos humanos consideran el uso del Taser como un acto de tortura.

Al estilo del Hombre Araña

El desarrollo de otras posibles armas no letales ha ido más allá en algunos países, donde ya se trabaja en la construcción de polímeros que se expanden para impedir que el atacante se mueva y escape; sonidos de baja frecuencia que pueden provocar efectos motores en las personas al grado de hacerlas vomitar, aunque todo ello, enfocado al uso policiaco para disuadir motines, por ejemplo.

De acuerdo con el Código Penal del Estado de Puebla, en su artículo 179, se considera como armas e instrumentos prohibidos “armas similares ocultas o disimuladas en bastones u otros objetos” (fracción I); “las bombas, aparatos explosivos o de gases asfixiantes o tóxicos y las demás similares” (fracción III), pero no se hace referencia al uso de inmovilizadores Taser; en el Código Penal Federal, tampoco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


©2016 TRIBUNANOTICIAS DESIGNED BY INDETTA.COM