Televisión, niño (Fotografía: pixabay.com / mojzagrebinfo / Imagen ilustrativa)

Irma Sánchez
8 noviembre, 2018 , 10:06 am

No te distraigas

Las redes sociales nos han atrapado, lamentablemente tienen claroscuros.

Para bien, porque nos intercomunican desde los puntos más distantes, aunque suelen incomunicarnos con los más próximos.

Al momento, entre todos nos informamos y corremos la voz, pero lamentablemente “algunos” se recrean recogiendo de la basura datos aislados, otros alteran versiones y unos más se regodean subiendo historias, versiones que surgen desde sus entrañas, respondiendo a sus más sucios y frustrados anhelos.

Para grupos de poder, las redes sociales son un instrumento invaluable para mover tanto a cautos como a incautos.

Este recurso lo utilizan una y otra vez, y quedamos atrapados en sus redes, como el reciente caso que ocupó a los conspicuos sobre la legalización de la mariguana.

Todos tienen un punto de vista y mucho que opinar sobre esto. Unos a favor y otros en contra. Y mientras nos la llevamos si sí o si no, pasamos inadvertida la concesión que de despedida da el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto a las televisoras para que amplíen o más bien aseguren su presencia por otros 20 años.

La decisión nadie la enjuició, con todo lo que han representado las televisoras para las familias, la sociedad, el país.

Tema sobre el que los grupos conservadores de México en otro momento han emitido juicios por el menú de contenidos que han servido para acabar y pulverizar los valores que en otro tiempo eran la fortaleza de las familias mexicanas.

Los mismos grupos hoy se enfrascan en la discusión de la mariguana y ni siquiera se extrañaron del hecho que representa 20 años más para seguir promoviendo los antivalores de los que hoy se escandalizan.

Los “20 años más” pueden aceptarse, pero sujetos a revisar los contenidos que ofrecen, ¡¡¡no más televisión para idiotas!!!, como lo concebía el señor Emilio Azcárraga.

¿Por qué la necesidad de seguir degradando al mexicano?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *