La tarde de este jueves, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, compareció ante el Senado de la República para hablar de la negociación para modernizar el acuerdo de libre comercio de América del Norte, sin embargo, los senadores lo cuestionaron sobre el gasolinazo y sus efectos en la economía mexicana. (Fotografía: Senado de la República)

Redacción
11 octubre, 2018 , 6:35 pm

Ildefonso Guajardo comparece ante el Senado de la República

Se modernizó el acuerdo con capítulos que no existían, como los referentes a comercio electrónico, telecomunicaciones, y sobre mejores prácticas comerciales, dijo

 

REDACCIÓN.- En la negociación para modernizar el acuerdo de libre comercio de América del Norte se logró establecer en las 12 mil reglas de origen, que determinan la integración productiva, los mecanismos que favorezcan a la industria nacional, señaló Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, en el marco del análisis del VI Informe de Gobierno.

Ante el Pleno del Senado de la República, dijo que, del total, sólo cinco fueron producto de una negociación más intensa, sin embargo, todas favorecen a la industria mexicana de manufactura.

Explicó que cuatro de ellas -petroquímicos, acero, vidrio y fibra óptica- fueron alineadas a los mejores intereses de la industria nacional, “conformando un esquema de integración y de generación de valor sin precedentes”.

En cuanto la quinta, la regla más compleja, refirió, la concerniente a la industria automotriz, se visualizó en la negociación el interés de fortalecer la industria nacional de autopartes, para que México junto con sus socios conforme una de las regiones más poderosas en la producción automotriz del mundo.

El funcionario federal detalló que dicha regla aumenta el requerimiento de contenido regional, lo que permite al país exportar automóviles con arancel cero y sin restricciones en América del Norte, y de manera ilimitada.

“Logramos una negociación que permitió un seguro contra acciones futuras por motivos de seguridad nacional, mediante una carta adicional al Acuerdo, en la que los integrantes se comprometen a que si se establece una medida extraordinaria, México podrá exportar no sólo su capacidad actual, sino hasta un 50 por ciento más en los siguientes años, no teniendo limitaciones de su futuro y producción”, expuso a los senadores.

Ildefonso Guajardo abundó en que el mayor reto profesional que el equipo negociador del Gobierno mexicano  fue realizar una negociación que empezaba en posiciones muy difíciles.

Comentó que una de las metas era fortalecer la competitividad de América del Norte, porque no se podía permitir llegar a un punto donde se cerrará la región, al grado de que nuestra competitividad no fuera un elemento de ventaja frente a otras regiones del mundo.

Se modernizó el acuerdo con capítulos que no existían, como los referentes a comercio electrónico, telecomunicaciones, y sobre mejores prácticas comerciales durante las primeras ocho rondas de negociación, explicó.

“Este acuerdo es claramente diferente al original, porque los derechos laborales, los ambientales y el capítulo anticorrupción le dan una calidad superior. El capítulo laboral garantiza que no es la aplicación extraterritorial de leyes laborales, sino el cumplimiento estricto de los derechos fundamentales, y sujetos a sanciones comerciales en  caso de incumplimiento”, dijo.

Señaló que en la Secretaría de Economía se centra la política industrial, basada en la innovación y en el fortalecimiento de cadenas de valor, con el impulso a las pequeñas y medianas empresas dentro de ellas, a través de un emparejamiento del terreno de competencia, apoyados en las reformas realizadas por el Senado de la República en materia de competencia, de telecomunicaciones y financiera.

Finalmente, sostuvo que se logró el objetivo de la actual administración, cuyo reto era fortalecer las relaciones comerciales con América del Norte, a través de la modernización de fronteras, facilitación de procesos y la homologación de normas y estándares, para reducir costos de transacción.

En relación con Europa, al inicio del actual Gobierno,  México contaba con un acuerdo de libre comercio, que actualmente tiene 18 años de antigüedad, y que había tenido bajos resultados en los sectores agropecuario, principalmente en productos perecederos, y en el de servicios.

Pero el 21 de abril de 2018, se estableció un nuevo convenio que representa un nuevo paradigma para los mexicanos que exportan a las 28 naciones que conforman el continente europeo.

Destacó que el Acuerdo de la Alianza Pacífico, no había concluido la integración comercial cuando inició la actual administración; y el 25 de agosto de 2016 se concluyó la negociación, para, posteriormente, relanzarse y abrir sus puertas a la nueva integración del Asia – Pacífico.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *