INFIERNO GRANDE | Legalizar la droga

El secretario de la Defensa propone que se use la droga como medicamento y que se venda al que la quiera, con la seguridad de que encontrará un mercado con éxito asegurado.

Seguramente el secretario pasa por alto que la mafia de Estados Unidos no lo admitirá porque hasta hoy la droga se deposita en la frontera con ese país y son ellos los que la meten, la distribuyen y van en busca de compradores. La mafia domina todo y no va a permitir que aparezca un competidor.

La tibieza paga las consecuencias. El poder de la mafia se siente. El secretario de la Defensa hace cuentas propias y olvida que en tiempos de la prohibición por el alcohol, Al Capone llegó a México, vendió alcohol adulterado, hasta que su contador confesó que nunca había pagado impuestos. Capone fue enviado a la famosa prisión de San Francisco, de donde ya no salió con vida. El famoso hampón encontró competidores disputándole las plazas en los distritos más importantes. Un día se autorizó la venta del alcohol, pero la mafia inició un gran  negocio. Pagando a los mexicanos con moderno armamento, como helicópteros, aviones y dólares en efectivo para el pago a gente presta para sumarse al grupo.

 

¿Así de sencillo, secretario?

 

El secretario cree que autorizando la droga comprará a quienes prohíben su venta. Le pregunto si tiene la más remota idea de cómo operan los grupos. De Colombia viajan comprando jueces y jefes de policía, o amenazándolos con victimar a sus familiares. Justamente por eso le vuelvo a preguntar si los delincuentes de Estados Unidos lo permitirán. La mafia se mueve en grupos y un competidor tiene que actuar con su permiso.

¿Ya se lo dieron al secretario? Prohibir el negocio más lucrativo tiene que contar con el visto bueno de la mafia.

No es hora de soñar, secretario. No olvide que donde manda capitán no gobierna marinero. El capitán allá está y somos los marineros de una maniobra de alcances ilimitados.

 

Lobos hace suyo lo que será un clásico

 

Lobos empezó ganando por 1-0. Le empataron y se le subieron a 2-1, pero tuvo arrestos y la capacidad de Lapuente para lograr un buen punto. El técnico del Puebla, “Ojitos” Meza, confesó que su equipo estuvo por debajo de su nivel. Sí vamos a una liguilla. ¿Con qué armas? Lobos tiene un equipo nuevo, pero tiene planes reales para el futuro.

Lo lamentable es que antes del partido se produjo una agresión de la porra del Puebla. ¡Qué necesidad!

 

¿Qué traes Rafael Moreno Valle Sánchez?

 

Atraídos por la posibilidad de retener a los Pericos, los reporteros recibieron el trato que merecen y les obsequiaron boletos para una corrida de toros en El Relicario, donde les darán el lugar que les han negado desde siempre. Presentó a los socios empresarios de toros para revivir el local, incapaz de llenarse con Enrique Ponce. Habló de fútbol americano y prometió que si no son los Pericos, sobrarán equipos que quieran venir a un estadio como el de Puebla. ¿Qué bandera escondes, Rafael? Tu seguridad se plasma en los proyectos para el futuro. ¿Qué armas escondes? De una cosa me siento seguro: seguiremos teniendo béisbol.

 

Todo cuesta… y hay que pagarlo

 

López Obrador decide desplazar a las secretarías a varios estados, consciente de que todo cuesta. El desplazamiento de los que se van, obligados a dejar pendientes y buscar nuevos domicilios. En esas anda Andrés Manuel, que recibió una medicina como las que suele aplicar y los trabajadores de la Secretaría de Cultura le montan un plantón en su casa de campaña. El mismo problema. ¿A qué le tiramos? Nos debe garantizar desplazamientos y crear nuevos empleos. Todo cuesta y hay que afrontarlo. López Obrador tiene un montón de problemas y resolverlos con dinero es la única salida. ¿Quién aseguró que dejar a la capital sin secretarías era barato? ¡Adelante, Andrés Manuel!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *