Angela Merkel confirmó este lunes que renunciará a la presidencia de su partido de centro-derecha en diciembre y no será candidata a canciller de Alemania cuando finalice su cuarto mandato en 2021. Angela Merkel, canciller alemana. (Fotografía: Pius Utomi Ekpei / AFP)

AFP
10 octubre, 2018 , 12:31 am

El débil gobierno de Merkel afronta unas elecciones peligrosas

Temen que una derrota en las elecciones regionales del domingo en Baviera o en Hesse, a finales de octubre, debiliten aún más la coalición de la canciller

 

BERLÍN, Alemania.- Después de varias crisis gubernamentales, los conservadores alemanes de Angela Merkel temen que una derrota en las elecciones regionales del domingo en Baviera o en Hesse, a finales de octubre, debiliten aún más la coalición de la canciller. 

La dirigente llamó al orden a sus correligionarios. “Estamos a unos días de elecciones regionales muy muy importantes en Baviera y en Hesse, y por eso quiero pedir a todos (…) que se dirijan ahora a los electores y pongan fin a las disputas”, declaró. 

Desde las legislativas de septiembre de 2017, la canciller ha tenido que lidiar con las consecuencias políticas de su decisión en 2015 de abrir las fronteras de Alemania a más de un millón de demandantes de asilo. 

Lastrada por el crecimiento del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), tardó seis meses en formar una coalición, que logró finalmente tras convencer a unos socialdemócratas reticentes. 

Luego tuvo que afrontar la rebelión de su aliado conservador bávaro, la CSU. En dos ocasiones, el ministro del Interior y presidente de ese partido, Horst Seehofer, puso en jaque al gobierno por defender algunos de los temas favoritos de AfD para mejorar sus perspectivas en las elecciones bávaras del domingo. 

Pero, según los sondeos, ese giro a la derecha no ha convencido a los electores atraídos por la extrema derecha y ha asustado además a sus votantes más moderados, que podrían orientarse hacia los Verdes, situados en segundo lugar en las encuestas.  

La CSU bávara ha caído hasta un 33-35% en intención de voto, un resultado que sería su mínimo histórico y le haría perder la mayoría absoluta. Un auténtico seísmo en ese bastión conservador, uno de los estados más ricos de Alemania. 

– Primer aviso –

En Hesse, la CDU de Merkel, que gobierna en ese estado, no está mucho mejor en las encuestas. Y una vez más, son los ecologistas y AfD los que aprovechan su caída. 

De confirmarse los resultados de los sondeos, la formación de gobiernos regionales estables se presenta complicada, y el bando conservador retomará probablemente el debate sobre la sucesión de la canciller, que dirige el país desde 2005 y cuyo mandato termina en 2021.  

Esa cuestión ha dejado de ser un tema tabú en los últimos meses. Los más ambiciosos han dado un paso al frente y se han multiplicado los llamamientos a renunciar a las políticas centristas que dieron tantos éxitos a la canciller durante una década. 

“Ya no cabe duda, hay que cambiar de método”, dijo el influyente diputado democristiano Norbert Röttgen en una entrevista para el semanario Der Spiegel. 

Los electores del bando CDU-CSU ya dieron un primer aviso al elegir a un nuevo jefe de grupo parlamentario frente al candidato saliente, un fiel de Merkel. 

La propia canciller deberá someterse pronto a una votación de los militantes para conservar la presidencia de su partido. 

La situación es especialmente complicada para Merkel ya que, además de lidiar con las disputas internas, comparte gobierno con un Partido Socialdemócrata (SPD) en horas bajas. 

Desde el inicio de la legislatura, el SPD, cuya popularidad no para de caer, duda de la conveniencia de seguir en el poder. Y los comicios en Baviera y en Hesse se presentan como un nuevo desastre para el partido más antiguo del país. 

En esas condiciones, ni siquiera Wolfgang Schäuble, presidente de la Cámara de Diputados y veterano de la CDU, descarta la posibilidad de que los socialdemócratas abandonen la coalición, obligando a los conservadores a gobernar en minoría. 

“Es el ocaso del poder de Merkel en Alemania”, resume Sudha David-Wilp, politólogo en el German Marshall Fund. “Y la CDU/CSU va a tener que pensar en el tipo de alianza que quiere para mantenerse en el poder”. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *