El Kremlin aseguró el lunes que La Haya no ha dado ninguna prueba que respalde las acusaciones según las cuales espías rusos intentaron en abril piratear la sede de la Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). (Fotografía: AFP PHOTO / POOL / Yuri KADOBNOV)

AFP
8 octubre, 2018 , 7:29 am

El Kremlin niega que Holanda tenga pruebas sobre supuesto ciberataque

Rusia denunció “un acto de propaganda” e ironizó sobre lo que denominó como “la espionitis aguda de los occidentales”

 

MOSCÚ, Rusia.- El Kremlin aseguró el lunes que La Haya no ha dado ninguna prueba que respalde las acusaciones según las cuales espías rusos intentaron en abril piratear la sede de la Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

En paralelo, el ministerio de Relaciones Exteriores ruso dijo este lunes que convocará al embajador holandés en Moscú, informaron las agencias rusas.

“No”, respondió Dimitri Peskov a los periodistas que le preguntaron si existían pruebas de los hechos que denunció la semana pasada Holanda, especialmente los pasaportes diplomáticos utilizados por los supuestos cuatro agentes de la inteligencia rusa que fueron expulsados. 

“Existen canales habituales de trabajo (…) Que ellos transmitan los documentos, las pruebas y las informaciones por esos canales y nosotros estamos listos para mirarlos. No tenemos la intención de hablar de este asunto a través de los medios”, agregó.

Es la primera reacción del Kremlin desde que La Haya acusó el jueves a Moscú de este intento de ciberataque y después de que varias potencias señalaran a Rusia como promotora de estos ataques en el mundo.

De otro lado, el ministerio de Relaciones Exteriores ruso dijo el lunes que convocará al embajador holandés.

“En relación con la campaña de desinformación organizada en La Haya, el embajador holandés será convocado en el ministerio de Relaciones Exteriores el lunes”, indicó el ministerio a las agencias rusas.

Las autoridades holandesas explicaron que los presuntos agentes rusos habían colocado un vehículo repleto de equipos de vigilancia electrónica en el aparcamiento de un hotel cercano a la sede de la OPAQ en La Haya para piratear su sistema informático.

El intento de ciberataque tuvo lugar en abril, cuando la organización analizaba un presunto uso de armas químicas en Siria, que los países occidentales atribuyeron a Moscú, y el envenenamiento con una sustancia neurotóxica del exespía ruso Serguéi Skripal en Inglaterra, del que Londres acusó también a Rusia.

Rusia denunció “un acto de propaganda” e ironizó sobre lo que denominó como “la espionitis aguda de los occidentales”, según escribió el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Holanda, Reino Unido, Canadá, Australia, Estados Unidos y Francia acusan al Kremlin de haber orquestado una serie de ciberataques mundiales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *