Mexicana Karol Sevilla aprende a patinar sobre la fama con “Soy Luna”


Fotografía: JUAN MABROMATA / AFP Fotografía: JUAN MABROMATA / AFP


16 febrero, 2017 , 9:45 am

A toda prisa y sin frenos. Karol Sevilla aún no alcanza la mayoría de edad y saborea la popularidad internacional multiplataforma gracias al protagónico en “Soy Luna”, la serie infantil que la sacó de México para grabar en Argentina su primer gran papel.

La chica de los patines irrumpió como estrella infantil el año pasado gracias a la serie de televisión “Soy Luna” y al afán de esta actriz de 17 años por publicar cada uno de sus pasos y hasta sus estornudos en las redes sociales.

Fotografía: JUAN MABROMATA / AFP

Fotografía: JUAN MABROMATA / AFP

“Me encanta subir mis pensamientos, mis anécdotas, estar conectada”, contó Sevilla a la AFP en el set de grabación del programa que desde su estreno en 2016 a través de Disney Channel de América Latina y Europa llega a casi 150 países y está doblada a 15 idiomas.

Menuda e inquieta, Sevilla primero llamó la atención de su familia, que en las gracias de la niña vio aptitudes para mostrar al gran público. “En mi caso fue mi abuelita quien me llevó a la tele”, contó.

Un día accedió a la escuela del gigante Televisa, actuó en telenovelas, siguieron algunos comerciales y probó algo de cine.

Desde 2015 vive en Argentina “pero sigue estudiando a distancia. Sin excepciones”, apunta su madre, Carolina Cisneros, observando tímida el histrionismo de la menor de sus tres hijos.

“Me fui de México a los 15 años. Me vine con mi mamá a vivir y he crecido mucho en todos los aspectos, actoralmente pero también personalmente”, contó Sevilla sobre la experiencia argentina que considera “un gran paso” en su vida, que pronto llegará a las librerías como biografía.

“Lo que más extraño es el picante en las comidas”, lamenta.

El estreno de la segunda temporada de “Soy Luna”, el próximo 17 de abril, sorprende a Sevilla convertida en estrella de niñas que le piden selfies en Buenos Aires, Madrid y Bogotá, y cantan sus éxitos con más de 100 millones de visualizaciones en You Tube.

Recetas interactivas

La receta de la producción de Disney es efectiva como lo demostró “Violetta”, el fenómeno creado por la misma factoría en Argentina entre 2012 y 2015 que convirtió a su protagonista, Martina Stoessel, en un ídolo reconocible en Rusia, Francia e Israel.

‘Luna'(Sevilla) es una adolescente feliz, que le encanta patinar y que debe cambiar de país por una circunstancia familiar. Allí, busca adaptarse a un nuevo grupo de amigos, convive con incipientes amores y desarrolla su virtud en el canto, entre un elenco de jóvenes de distintos países.

La hiperexposición de Sevilla en Instagram, Facebook, You Tube y Twitter ha traído réditos a Disney con jugosas ventas en juguetes, ropa y los patines con alas del personaje.

A Sevilla el éxito trajo experiencias insospechadas: “Una chica se tatuó la inicial de mi nombre y para mí eso es increíble”, dijo.


Fama en ‘Likes’

El actor italiano Ruggero Pasquarelli (23 años), Matteo en la serie, el gran amor de ‘Luna’, reveló a la AFP que en una gira entró a su habitación del hotel “y estaba lleno de rosas y flores de parte de una chica”, que le dejó “una carta enorme”.

Ruggero, como Luna, es furor en las redes sociales. Entre sus cuentas de Twitter e Instagram acumula casi 4 millones de seguidores.

Valentina Zenere, una argentina de 19 años que interpreta a la superficial ‘Ámbar’, aún se pregunta “¿Qué está pasando?” sin dar crédito a la audiencia de 37 millones en Latinoamérica, según dicen los registros de la casa matriz.

Michael Ronda, que interpreta al mejor amigo de la protagonista, y la española Ana Jara, a quien una fanática le regaló “las coordenadas de una estrella”, sostienen que los salva “tener lo pies en la tierra”.

Jorge López, el chileno de 25 años que interpreta a “Ramiro”, afirma que “nadie los prepara” para la fama: “El otro día estaba en un supermercado y una chica soltó todas sus bolsas y tiró la torta que había comprado para saludarme”.

Al final del día, son sólo un grupo de adolescentes que están tan eufóricos como los fans que gritan su nombre. Así es la fama en tiempos de redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *