Las “guarderías islámicas” crean polémica en Austria


Fotografía: Internet Fotografía: Internet

AFP/ Sophie MAKRIS
16 abril, 2017 , 10:23 am

  • Al menos una cuarta parte de estas guarderías reciben apoyo de grupos que defienden versiones ultraconservadoras del islam, como el salafismo

Viena, Austria.- Las acusaciones de que las guarderías infantiles musulmanas están creando “pequeños salafistas” en Austria atizan el debate sobre el papel del islam en el país.

Un estudio publicado a comienzos de 2016 por el profesor de la universidad de Viena Ednan Aslan, un académico nacido en Turquía, asegura que cerca de 10.000 niños de entre dos y seis años asisten a una de las 150 guarderías musulmanas que hay Austria.

Según él, al menos una cuarta parte de estas guarderías reciben apoyo de grupos que defienden versiones ultraconservadoras del islam, como el salafismo, o de organizaciones que no consideran la religión como un asunto privado sino un aspecto que hay que integrar en la política y en la sociedad.

“Los padres mandan a sus hijos a esos establecimientos para asegurarse de que están en un ambiente musulmán y que aprenden algunas suras”, los capítulos del Corán, indica a la AFP este respetado académico, experto en educación islámica.

“Pero no se dan cuenta de que los están apartando de la sociedad multicultural”, afirma.

El estudio, publicado el año pasado, ha sido rescatado por el ultraderechista Partido de la Libertad (FPÖ), que lo citó tras los atentados en París y Bruselas destacando que esos ataques fueron cometidos por musulmanes educados en Europa.

Sin embargo, muchos rechazan las tesis de Aslan y cuestionan su metodología.

La revista Biber, especialista en minorías, envió a una reportera musulmana que fingía ser una madre en busca de una guardería para su hija a visitar 14 de esos centros.

La investigación no halló pruebas de que las guarderías fueran “incubadoras de pequeños salafistas”, aunque la revista sí señaló que le parece “problemático” aislar a los niños de la sociedad.

También detectó que el personal es poco abierto y que el nivel de alemán muchas veces es bajo.

Desde entonces el ayuntamiento de Viena ha intentado calmar los ánimos encargando un estudio en profundidad a seis investigadores.

Sin embargo la primera dificultad es determinar el número de estas guarderías. En Viena hay 842 centros registrados, cien de los cuales son de orientación católica y 13 protestantes pero se desconoce el número de guarderías musulmanas, integradas en el conjunto de centros privados.

– Ciudad de inmigración –

En Viena viven unos 1,8 millones de personas. Muchas han nacido fuera de Austria y la mitad tienen un padre nacido en el extranjero. La ciudad siempre ha sido un imán para los extranjeros, que no siempre fueron bienvenidos.

“La novedad de los últimos años es el aspecto religioso del debate sobre la integración”, indica Thomas Schmidinger, un experto en el islam de la universidad de Viena.

Desde 2015 Austria, un país de 8,7 millones de personas, ha recibido más de 130.000 solicitudes de asilo como consecuencia de la crisis migratoria sin precedentes que vive Europa, una situación que no se producía desde la Segunda Guerra Mundial.

Ahora el ultraderechista Partido de la Libertad está subiendo y varias encuestas sugieren que la actitud de los austriacos con los musulmanes se ha endurecido. El año pasado varios albergues para migrantes fueron atacados.

La coalición de centro en el poder se ha acercado a la derecha con un proyecto para prohibir el velo integral e incitar a los migrantes a firmar un “contrato de integración”.

Algunas de las organizaciones que representan a los cerca 700.000 musulmanes que hay en Austria creen que en el contexto actual el informe de Aslan sólo echa mas leña al fuego.

“Este estudio alimenta el populismo y obliga a los musulmanes a justificarse constantemente”, opina Murat Gurol, de la recién creada Red Musulmana de la Sociedad Civil.

Este informático envió a su hijo a una de estas guarderías para que aprenda los “valores de solidaridad, humanidad y responsabilidad”.

Cuando era niño asistió a una guardería cristiana. “No veo por qué debería estar permitido para una religión y no para otra”, dice a la AFP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


©2016 Tribunanoticias Designed by indetta.com