Harvey Weinstein, un dios de Hollywood que cae en el barro


(Fotografía: Internet) (Fotografía: Internet)

AFP
10 octubre, 2017 , 1:26 am

  • Encara las espeluznantes acusaciones de acoso sexual que amenazan con terminar su brillante carrera

LOS ANGELES, Estados Unidos.- Meryl Streep lo llamó “dios”, pero Harvey Weinstein cayó bruscamente del Olimpo en que lo colocó Hollywood para encarar las espeluznantes acusaciones de acoso sexual que amenazan con terminar su brillante carrera.

Weinstein, de 65 años y más de 100 kilos, fue una de las personas más influyentes en la industria del cine de Estados Unidos, con el poder de construir o destruir carreras con un pestañeo. Con su hermano Bob construyó una fábrica de éxitos de taquilla, con 75 premios Óscar y 303 nominaciones.

Y todo se fue al basurero por este escándalo develado por el diario The New York Times.

El domingo fue despedido de The Weinstein Company (TWC), que fundó con Bob en 2005 después de salir de Miramax, el primer estudio que fundaron juntos en 1979 y vendieron a Disney en 1993.

El nombre es la combinación de su madre Miriam -que trabajó como recepcionista cuando nació el estudio en principio para distribuir filmes independientes- y su padre Max, un cortador de diamantes amante del séptimo arte.

Esa pasión la inculcó a estos dos muchachos de Queens, Nueva York, que produjeron conciertos en los 70 antes de convertirse en magnates del espectáculo.

Harvey -cuyas películas favoritas son “Luces de la ciudad” con Charles Chaplin y “Ayuno de amor”- llegó a llamarse el “sheriff de esta asquerosa ciudad sin ley” llamada Hollywood.

“Te consigues 15 personas que dicen que soy un genio, 15 que soy un idiota”.

– “Dios” –

Entre las 16 nominaciones al Óscar a mejor película se cuenta “El Aviador”, “Descubriendo el país de Nunca Jamás”, “Chicago”, “Pandillas de Nueva York”, “La vida es bella”, “En busca del destino”, “Tiempos violentos”… Todas aclamadas por el público y la crítica.

“Shakespeare enamorado” le dio una estatuilla como productor.

“El paciente inglés”, “El artista”, “El discurso del rey” y “La dama de hierro” están también en la lista de los filmes que llegaron de su mano a la gloria del Óscar.

“Quiero agradecer a mi agente y a Dios… Harvey Weinstein”, dijo Streep, al ganar en 2012 el Globo de Oro por su representación de la ex primer ministra británica Margaret Thatcher.

Al conocer las “vergonzosas” denuncias, de las que aseguró no tenía idea, se manifestó “horrorizada”. Lo mismo dijo Judi Dench, que ha dado el crédito de su éxito a Weinstein al punto de tener tatuadas sus iniciales en una nalga.

Fue una exitosa carrera de 30 años, el mismo tiempo que, según el Times, mantuvo esta conducta indebida contra varias mujeres que perseguían el sueño de triunfar en el cine, incluidas celebridades como Rose McGowan y Ashley Judd.

Ellas aseguraron que Weinstein -padre de cuatro niñas- las forzaba a verlo desnudo y les prometía ayudarlas con sus carreras a cambio de favores sexuales.

– Indios y vaqueros –

Weinstein nació el 19 de marzo de 1952 y ha dicho en varias entrevistas que a los 10 o 12 años, jugando a los indios y vaqueros, un palo le entró en el ojo y lo obligó a guardar reposo.

Sus padres trabajaban y el pequeño Harvey solía ir a casa de la vecina, una librera, a leer.

“A una edad temprana había leído las grandes historias y estaba embelesado. A lo mejor necesitaba ir a otro mundo”, dijo al diario The Guardian en 2003.

Primero leyó Outline of History, de H.G. Wells, luego “Lo que el viento se llevó” y después “Guerra y paz”, recordó por su parte en una entrevista con The Telegraph en enero de 2016.

Con una fortuna estimada en 150 millones de dólares, Weinstein era un frecuente donador del partido Demócrata y reconocido por sus contribuciones en campañas contra el sida, la diabetes juvenil, la esclerosis múltiple.

Es crítico de la falta de control de armas y de un sistema universal de salud pública en Estados Unidos.

Al salir la historia sobre el acoso sexual, Weinstein aseguró que se arrepentía de su conducta -aunque trató de justificarla diciendo que creció en los 70 cuando había otra cultura laboral-. También dijo que estaba en terapia.

Pero antes que fuera publicada, negó primero los cargos y llegó a decir, según varios medios: “la historia suena tan buena que quiero comprar los derechos para la película”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *