Enrique Montero Ponce

Don Enrique, como lo conocen los poblanos, también recibió el Premio Nacional de Periodismo en radiodifusión por su labor en XEHR, en 1980, y el Premio Editorial otorgado por la Universidad de las Américas Puebla en 1981.

Otros de este autor

INFIERNO GRANDE | Excélsior y sus 100 años


20/03/2017 5:00

Excélsior cumplió cien años el pasado sábado y con tan señalado acontecimiento publicó durante varios días ediciones con las noticias y los principales acontecimientos en esa centuria. Trabajo espléndido, completo, realizado por periodistas de la nueva época, que no regatean méritos a quienes los precedieron y que hicieron realidad el sueño de un poblano, don Rafael Alducín. Las publicaciones culminaron la joya periodística con un suplemento de impecable calidad, en la que se recrea uno recordando páginas de la historia que nos ha tocado vivir.

Recuerdo la década de los 40, cuando ingresé al diario deportivo La Afición y conocí a verdaderos maestros. En las mañanas de nostalgia, suspirando por mi Puebla amada, recorría la calle donde estaba el edificio del Excélsior. Enfrente las oficinas y talleres de El Universal. No resistí el deseo de conocer las instalaciones de la XEW, La voz de la américa latina desde México, a sus locutores, talentosos, cultos, con voces puramente radiofónicas.

Ese México de los 40 acabó por envolverme y solo un problema familiar me trajo de regreso a Puebla, dejando la ciudad de los palacios y más recuerdos. Don Félix F. Palavicini decía a los reporteros “el periodismo es una profesión que nunca se acaba de aprender”.

En Excélsior era obligatorio comprobar con hechos la veracidad de una noticia. No había trampas, ni especulaciones. La mentira no cabía en las redacciones. Hoy es el alimento diario de publicaciones sin calidad profesional. Don Alejandro Aguilar Reyes, mi primer maestro, advertía: la mejor Universidad de periodismo es la redacción de un periódico. Lo confirmé con los años. No minimizo la calidad de las Universidades, pero en todas hay un renglón que solo se aprende en el trabajo diario en una redacción.

Los cien años de Excélsior son la historia escrita del México de mis Recuerdos, del “como México no hay dos”, del México de las fiestas del centenario, última alegría de don Porfirio Díaz, de los ll hermanos del Necaxa, de la época de oro de béisbol de Jorge Pasquel, de la visita de Babe Ruth, de boxeadores como Babe Arizmendi, Kid azteca, Juan Zurita, Rodolfo Casanova, Nicolás Morán, Tony Mar, del gran manager Jimmy Fitten. Los cien años de Excélsior me llenan de recuerdos que nunca, jamás, se olvidarán.

Felicito a don Olegario Vázquez Raña y a su hijo Olegario Vázquez Aldir, porque rescataron Excélsior después de la época negra de Díaz Redondo, que en nada se pareció a la de don Rodrigo del Llano y del incomparable Julio Scherer y que con la era digital y la televisión, con dos canales, completan la imagen que es el sueño convertido en realidad. para quiénes se prenden a un pilar de la democracia: el periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


©2016 Tribunanoticias Designed by indetta.com