Cientos de católicos visitan al Señor de las Maravillas en el tercer viernes de cuaresma


Fotografía: Agencia Enfoque Fotografía: Agencia Enfoque

Verónica Aburto
17 marzo, 2017 , 10:58 am

  • En Puebla capital, la imagen de este Santo se alberga en el templo de San Mónica

Puebla, México.- Este viernes, la iglesia católica conmemora el tercer viernes de cuaresma y en la arquidiócesis de Puebla, de manera particular en la capital, reviste gran importancia ya que se venera a una de las imágenes más representativas y queridas entre los feligreses, El señor de las Maravillas.

Desde temprana hora, los fieles se dan cita en el templo de Santa Mónica, que alberga a la imagen, para cantar las mañanitas, ofrecer oraciones, entregar ofrendas y pagar “mandas” ya sea como petición o agradecimiento hacia el Nazareno.

Entre alfombras de aserrín, mariachis, rosarios, imágenes, tamales, café, atole, gelatinas, tortas o sándwiches, los cientos de fieles devotos pasan la jornada para asistir a misa o estar un momento en el pequeño templo, que desde el siglo XVII alberga a la imagen.

Lorenza González López llega cada año desde San Agustín Tlaxco, dice que para venerar la imagen no es necesario haber recibido algún milagro, sino tener fe.


Don Bernabé cuenta que la visita al Señor de las Maravillas es tradición en su familia, eso sí, después del desayuno tras degustar la gran variedad de antojitos que se ofrecen en la zona.


Para algunos el fervor no solo se expresa cada año, como doña Ángela que cada mes acude al templo para visitarlo.


El Señor de las Maravillas es una imagen del siglo XVII tallada en madera, originalmente denominada Jesús de las 3 caídas, su nombre actual se debe a la leyenda que dice que una mujer, devota de la imagen se encomendó a ella para librarse de los celos de su marido.

Frente al templo había una cárcel, en la que uno de los presos era diariamente visitado por su esposa, esta conoció a otro reo que provocó simpatía en la mujer, por ello decidió llevarle comida en una canasta, igual que a su marido.

Al salir el esposo de la cárcel, notó que su mujer seguía visitando la prisión por lo que comenzó a sospechar que lo engañaba, decidió confrontarla y un día la amenazó para que confesara a dónde iba y con quién, al notar que llevaba la canasta exigió le mostrara su contenido, la mujer respondió que llevaba “maravillas al señor” y los alimentos se transformaron en pequeñas flores moradas.

El Señor de las Maravillas es una de las 5 imágenes que participa en la procesión de viernes Santo y aglutina al contingente más numeroso de fieles, a tal grado que es el último que llega y sale del atrio de catedral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


©2016 Tribunanoticias Designed by indetta.com