Adele vs. Beyonce en un Grammy muy político


AFP
12 febrero, 2017 , 9:41 pm

  • Beyoncé y Adele se enfrentan en las tres categorías principales.

 

Los Angeles, Estados Unidos.- Adele y Beyonce son las protagonistas del Grammy, el premio más importante de la industria de la música, que este año estuvo bien condimentado con discursos políticos contra el presidente Donald Trump.

Después de la presentación del “Hello” de Adele, que abrió el espectáculo, y un monólogo rapeado de James Corden con condimento anti-Trump, Jennifer Lopez entró a presentar la primera categoría: Mejor Artista Nuevo.

“En este punto de la historia, nuestras voces necesitan ser escuchadas más que nunca”, dijo la artista pop. “No hay tiempo para la desesperación, no hay lugar para la autocompasión, no hay necesidad de silencio ni lugar para el miedo. Nosotros hacemos el lenguaje. Así es como sanan las civilizaciones”, expresó.

“¡No normalicemos el odio!”, gritó por su parte Katy Perry al presentar su esperado nuevo sencillo “Chained to the Rhythm”.

Antes de la gala, en una ceremonia previa en la que se repartieron la mayoría de los premios, incluidos los latinos, Jesse&Joy, el popular dúo mexicano-estadounidense, también dio un grito a favor de los inmigrantes y los latinos.

“Muy orgullosos de ser mexicano-americanos. Esto va para todos los hispanos allá afuera, en este país, a cada grupo minoritario, estamos con ustedes”, dijo Joy en inglés al recibir el premio a Mejor Álbum Pop Latino con “Un besito más”.

Y así sigue transcurriendo la noche.

– Las divas –

Beyoncé y Adele se enfrentan en las tres categorías principales.

Beyoncé, que lidera con nueve nominaciones, ganó el Mejor Álbum Urbano Contemporáneo con “Lemonade”, su mayor aproximación al hip-hop pero que coquetea también con el rock y hasta con la música country, en la que aborda además duros temas como la infidelidad y la brutalidad policial.

Antes, en la ceremonia previa a la gala, ganó por el videoclip de “Formation”, que hace tributo al movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) con imágenes de policías levantando los brazos, como rindiéndose, frente a un niño negro.

“Mi intención con el filme y el álbum era crear un cuerpo de trabajo que le diera voz a nuestro dolor, nuestra lucha, nuestra oscuridad y nuestra historia, enfrentar temas que nos son incómodos”, expresó.

“Es importante para mí mostrar imágenes a mis niños que reflejen su belleza para que puedan crecer en un mundo donde se vean en el espejo interior, primero a través de su familia, las noticias, el Superbowl, los Juegos Olímpicos, la Casa Blanca, los Grammys, y se vean a sí mismos sin dudar de que son bellos, inteligentes y capaces”, añadió vestida con la capa dorada con la que se presentó antes.

Fue su primera aparición pública desde que anunció por las redes sociales que estaba embarazada. Hizo una extravagante actuación con toques de espiritualidad india y del Egipto antiguo.

La cantante de 35 años, que ganó fama con un pop sazonado con R&B, ha ganado 20 Grammys en su carrera, aunque ha perdido en las principales categorías como álbum y grabación del año.

En su camino al gramófono está Adele, que pelea en las principales categorías con su éxito de ventas “25”, lleno de baladas como “Hello”.

“25” ya sumaba un par de Grammys antes de la gala y ha sido el disco más vendido del mundo desde que la británica lanzó “21”, que ganó la distinción a Mejor Álbum del año en 2012.

– Recordando a George Michael –

Fue Adele la que abrió el homenaje al fallecido George Michael con “Fast Love”, en dos intentos.

Cuando tenía menos de un minutos cantando mandó a parar y pidió comenzar de nuevo.

“Sé que es televisión en vivo, lo siento, pero no puedo repetir lo del año pasado”, expresó en medio de aplausos en referencia a su interpretación en la edición anterior de los premios, cuando su voz se escuchó desafinada por un problema técnico.

Al volver a comenzar fue impecable y cantó con imágenes del cantante fallecido súbitamente el 25 de diciembre pasado.

Pero no sólo fue Adele. El micrófono de James Hetfield, el vocalista de Metallica falló en la actuación que compartió la legendaria banda con Lady Gaga, que se transfiguró en estrella de rock en medio de un escenario en llamas y terminó lanzándose al público.

Un tributo a Prince por Bruno Mars está previsto más adelante en la ceremonia, mientras que la Academia se reconcilió con David Bowie al darle a su último disco, “Blackstar”, los cinco gramófonos a los que fue nominado.

El artista lanzó “Blackstar” cuando cumplió 69 años, dos días antes de morir de un cáncer que nunca hizo público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *